Cuando vivir de tu sueño es posible...

agosto 15, 2015



Hace cinco años me hubiera parecido imposible llegar hasta donde estoy. No solo porque ni pasaba por mi cabeza la idea de tener un blog, sino porque ya había asumido que escribir y dibujar jamás formarían parte de mi día a día.

Gracias a Eva y su Curso Rosa volví a disfrutar diseñando y cuando abrí el blog en serio recuperé mi pasión por la escritura. Mis años asistiendo a clases de dibujo y los que pasé en la Universidad estudiando Filología Hispánica no habían caído en saco roto después de todo.

El destino es caprichoso y ahora parece que lo que no me sirvió de nada fue estudiar Administración. Ironías de la vida... Pero tampoco me arrepiento de esos años, me han ayudado bastante a no andar perdida con los temas de contabilidad, política de precios y demás... ¡de todo se aprende!

Y puede que te preguntes a qué viene esta entrada hoy, sábado... y de un tema tan extraño que parece no tener nada que ver con blogging, marketing, emprendimiento,.. Pues verás, desde que he lanzado mis tres Mentorings, de los que estoy realmente orgullosa, me han llegado varios emails y privados que me han sorprendido un poco...

Y he sentido la necesidad de responder públicamente por si tú también tienes esa duda.

¿Te imaginas cuál es?





¿POR QUÉ AYUDAS A LA GENTE A CUMPLIR SU SUEÑO SI TÚ TODAVÍA NO HAS DEJADO TU TRABAJO EN LA OFICINA?

Vayamos por partes... 

  • En ninguno de los Mentorings aconsejo a nadie DEJAR DEFINITIVAMENTE SU TRABAJO SIN ANTES ESTAR 100% SEGURA DE QUE VA A FUNCIONAR SU IDEA A LARGO PLAZO.

  • Y no lo hago precisamente porque sé lo que se siente cuando estás rozando tu sueño con la punta de los dedos pero te esfuerzas por mantener los pies sobre la tierra. EMPRENDER ES ALGO GENIAL, PERO TIENE SU PARTE NEGATIVA y tienes que estar muy segura para lanzarte de lleno.



Actualmente recibo el doble de ingresos del blog que de las cuatro horas que paso en la oficina. He reducido mi jornada al máximo porque sé que puedo mantenerlo. El sueldo que gano por esas 4 horas me da la seguridad de poder pagar las facturas cada mes sin tener que andar contando los euros que me llegan de mi trabajo en el blog.

Si estuviera sola, dejaría la oficina sin pensarlo. Me atrevería a saltar de golpe, sin mirar atrás. Tengo plena confianza en mi idea, ya he comprobado que puede funcionar y que si le dedico el tiempo que paso en la oficina fluirá mucho mejor.

Pero... tengo un bebé. Y mis objetivos han cambiado. Puede que a ti te parezca que por ese motivo no tengo derecho a dar consejos a nadie sobre emprender, pero creo que precisamente por eso, porque he tenido que sentarme a meditar y priorizar, puedo hacerlo.


  • Mi trabajo en la oficina me permite pagar las facturas y los gastos fijos de mi bebé.
  • Mi trabajo en la oficina me permite dedicar más tiempo al blog y a mi bebé.
  • Mi trabajo en la oficina me permite sentirme segura sabiendo que si viene un mes malo, mi bebé no se verá afectado.

¿Aconsejo a la gente emprender cuando tiene una idea genial? Sí. 

¿Hacerlo a lo loco sin mirar atrás ni haber meditado antes seriamente los pros y contras? Jamás. 

¿Quiero dejar mi trabajo en la oficina? Por supuesto.






Pero no quiero dejar mi sueldo fijo a fin de mes sin antes conseguir negociar una indemnización que me de seguridad durante unos meses. Yo puedo estar todo un mes a base de cocido, me da igual. Pero mi bebé no va a pasar ninguna necesidad solo porque he saltado antes de tiempo... Jamás pondría en riesgo su seguridad.

Además, mi único objetivo NO ES DEDICAR MÁS TIEMPO AL BLOG, sino DEDICAR MÁS TIEMPO A MI PEQUEÑO PARA NO PERDERME SU INFANCIA. Si dejo ahora la oficina y tengo que duplicar el tiempo que invierto en el blog.. ¿de qué me sirve? ¿qué gano? 

En todos mis Mentorings repito que la respuesta siempre está dentro de ti, solo tienes que analizar los pros y los contras para saber qué es lo que debes hacer en cada momento. Y te cuento, desde mi experiencia, los pasos que has de dar para llegar hasta dónde yo he llegado en la mitad de tiempo, ahorrándote mis errores.

¿Crees que pensar en la seguridad y estabilidad de mi hijo me resta credibilidad? ¿No arriesgar su estabilidad hace que mi experiencia sea menos fiable? No lo creo. En todo caso demuestra que tengo los pies sobre la tierra y analizo bien cada situación para tomar la decisión más acertada. Como también te aconsejo hacer a ti.

Es una locura dejarlo todo sin mirar atrás cuando tienes personitas a tu cargo ¿no crees? Y si el resultado de esa locura es el contrario al que esperabas (pasar menos tiempo con esas personitas...) ¿de qué sirve saltar y arriesgarte? 

Si todavía tienes dudas sobre mi experiencia y cómo puede ayudarte a:


  • Hacer realidad tu idea. SABER MÁS
  • Descubrir ese talento que te apasiona y puede cambiar tu vida. SABER MÁS.
  • Diseñar el blog de tus sueños para ti o tus amigas / clientas. SABER MÁS.

Puedes preguntarme lo que quieras en los comentarios de esta entrada, estaré encantada de responderte. Y si después de todo te animas a aprender a evolucionar en tu carrera como blogger ¡te espero dentro en septiembre! Te aseguro que la experiencia te encantará.





¡HOLA EMPRENDEDORA!

¿Cansada de pasar tantas horas delante del ordenador sin ver resultados?


DESCARGA GRATIS MI GUÍA DE MARKETING EMOCIONAL

Aprende a conectar con tu público ideal
¡Y DISFRUTA DE TU TIEMPO LIBRE!


Te encantará:

14 pensamientos ¡falta el tuyo! ;)

  1. Muy muy de acuerdo. Nunca hay que hacer nada sin pensar las consecuencias que puede acarrear en un futuro, ya sea próximo o lejano.

    Sigue así Celia, vas a llegar muy lejos y nosotras seguiremos aprendiendo de ti ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Irene!

      Pasito a pasito :)

      ¡Besos y feliz finde! ^^

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo.
    Cuando se tienen hijos hay q pensar en ellos sobre todo.
    Tú, Celia, pronto lo conseguirás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, guapa!

      La verdad es que te cambian completamente las prioridades. Bueno, ¡la vida en general!

      besos y feliz semana :)

      Eliminar
  3. Un poco ignorantes los que te escriben eso, en tu pagina de facebook lo cuentas todo sobre este tema y no se necesita ser muy inteligente para entenderlo. Si puedes combinar los dos trabajos porque no hacerlo? Y como bien dices no piedra irte con las manos vacías. Me choca bastante que la gente pregunte ese tipo de cosas, es tu vida personal y a nadie le tiene porque interesar si estas o no trabando, si estas o no viviendo de tu blog. Tu ya estas viviendo de tu sueño y el trabajo en la ofi es una añadidura... Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí... supongo que sí, pero parece que no todo el mundo lo ve así.
      Parece que tienes que ser una emprendedora temeraria, dejarlo todo atrás y lanzarte a la aventura sin analizar antes todas las opciones para poder dar consejos y asesorar a otros...
      En fin... mi objetivo final es dejar la oficina para dedicar más tiempo a mi chiqui, pero con cabeza, que es como se hacen las cosas.

      ¡Gracias y feliz semana, guapa! :)

      Eliminar
  4. No creo que nadie tenga derecho a criticar tu forma de actuar. Cada una emprende como puede, sabe y mejor le conviene teniendo en cuenta sus circunstancias, y si alguien te escribe criticando, seguramente sea más por envidia que otra cosa, será que piensan que les estás comiendo el pastel. No tienes que justificarte ante nadie, estás haciendo un trabajo que te hace feliz y gusta. Creces mientras te ocupas del resto de responsabilidades de tu vida fuera del 2.0. Sigue adelante Celia y no te sientas mal por ese tipo de emails, como decía Dyer: "La crítica suele estar más relacionada con el que la lanza que con el que la recibe: a menudo, quien critica se confiesa" ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues puede que tengas algo de razón... Pero mira, me quedo más tranquila resolviendo dudas en público, así si alguien más se pregunta lo mismo tiene las respuestas aquí mismo :)

      ¡Muchas gracias y feliz semana! :)

      Eliminar
  5. Claro que si, la responsabilidad de un hijo pesa mucho.
    Desde que conocí tu proyecto sabía que llegarías muy lejos, corazonadas de estas que te dan... Sigue así, lo harás genial.
    Un abrazo gigante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Valle!

      ¡Besotes y feliz semana! ♥

      Eliminar
  6. Muy bien Celia!! o te justifiques y haz lo que te de la gana. Yo estoy con el miento ring aprendiendo mucho y no me planteo desde luego dejar la oficina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro... es que emprender no tiene que ser sinónimo de hacer las cosas a lo loco, no sé... creo que hay personas que se equivocan un poco en ese aspecto pero bueno, espero que no hagan locuras jejeje

      ¡Beso!

      Eliminar
  7. Estoy de acuerdo contigo, si puedes mantener las dos cosas, yo lo haría. Tener a un bebé conlleva responsabilidades y si tienes algo seguro que no te resta tiempo de otras cosas, ¿por qué dejarlo ya de prisa y corriendo?
    Mucho ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo de tiempo si me resta... pero he reducido la jornada a cuatro horas que ni me entero, y me paga las facturas gordas... así que de momento a no ser que me paguen una indemnización de esas que hace historia me parece que me quedo con mis cuatro horitas y la tranquilidad de llegar a fin de mes sin sustos :)

      ¡Gracias y feliz semana! :)

      Eliminar



¡Anímate a comentar! ♥Tu opinión es muy importante para mí♥



El Perro de Papel es una Marca propiedad de Celia Espada García debidamente registrada en la OEPM, Modalidad M, Número 3527002 (0). Todos los recursos creados por Celia Espada García están correctamente protegidos y vinculados a la autora y no pueden usarse sin consentimiento previo.

Safe Creative #1408270134965
Los derechos de autor y propiedad intelectual del material compartido, tanto gratuitamente como de pago, en esta web y sus redes sociales pertenecen a "El Perro de Papel", exceptuando las referencias a otros creadores, los cuales están debidamente citados en los créditos.