Recaudando Fondos para ayudar a los refugiados con #ACNUR

septiembre 06, 2015




Si has leído mi SOBRE MÍ, sabrás que he colaborado durante años con varias Asociaciones de Protección Animal. En la que más años pasé fue en Gran Familia, la protectora dónde adopté a mi pequeña Gloria, hace ya casi 7 años. Me encargaba de la parte de tesorería y lanzamiento de campañas solidarias destinadas a recaudar fondos para nuestros refugiados peludos.

La última fue Dulces Solidarios. Me pasaba las horas haciendo tartas, galletas y cupcakes para los socios de Madrid y fue una experiencia muy enriquecedora. Yo no sacaba nada, pero es que hay cosas que no se pagan con dinero y nos hacen crecer como personas.

También participé en la iniciativa ciudadana No al Maltrato Animal, convocamos manifestaciones en toda España con el objetivo de recoger firmas para solicitar a las Cortes el endurecimiento de las penas por maltrato animal tipificadas en el Código Penal. Y tras meses de duro trabajo, lo conseguimos. Las penas se endurecieron, aunque aun queda mucho por hacer.

Dejé el mundo animalista tras esta iniciativa para sacar adelante mi negocio, pero siempre ha estado presente en mi corazón. Fue un breve descanso y pensaba volver a retomarlo activamente cuando Carlitos tuviera la edad suficiente para no verse afectado por las locuras que hacemos a veces para defender a los que no tienen voz.

Tal vez por eso el 2 de septiembre algo se me removió por dentro y no pude quedarme quieta. Al ver la foto de Aylan en la playa, olvidado, sin voz... sentí lo mismo que años atrás al ver el Caso Schnauzi que inició la marea ciudadana de No al Maltrato Animal. Sé que puede parecer poco sensible hacer esta comparación, pero para mí fue lo mismo. Un icono que te quita una venda y te impulsa a la acción.




Y actúas de la forma que sabes que siempre te ha funcionado. En mi caso recaudando fondos ofreciendo mis servicios o productos y participando en manifestaciones y recogidas de firmas. Es lo que se me da bien y además he comprobado que funciona. La voz del pueblo siempre causa estragos. Pero cuando van todos a una, no cuando nos atacamos unos a otros.

Porque en las redes sociales se ha criticado muy duramente a las personas que nos hemos identificado y sensibilizado a raíz de la foto de Aylan. Se nos ha tachado de hipócritas al reaccionar ahora ante una situación que lleva más de cuatro años produciéndose. Y puede que tengan razón, tal vez hayamos despertado a la realidad más tarde que ellos... Pero el caso es despertar ¿cierto?

Atacándonos unos o otros restamos fuerza y aquí se trata de sumar. ¿Qué más da que lleves colaborando con una ONG que ayuda a refugiados 20, 10, 5, 3, 2 o 1 años? Tal vez solo unos meses o días, desde que viste esa foto que te desgarró por dentro.

¿Lo importante no es que ahora lo haces y sumas tu voz a la del resto? Se gana más con miel que con hiel, dice el refrán... Cuando una persona se levanta y actúa, hay que acogerla y acompañarla, no recriminarla... O se volverá a sentar y tal vez para siempre. No restes voces ¡súmalas! No las critíques, ¡muéstrales lo que no han visto durante su letargo! Te aseguro que es mucho más efectivo.




Y, como te decía, yo he actuado de la mejor forma que sé. He puesto a la venta, a mitad de precio, mi Agenda de tus Sueños 2016. Puedes comprarla por solo 0,60 céntimos hasta el viernes 11 de septiembre desde AQUÍ y aportar tu granito de arena a la causa. Lo recaudado lo donaré a ACNUR para ayudar a los refugiados sirios que llegan a Europa. Cada granito cuenta.




Y si quieres y puedes aportar un poquito más, puedes comprar esta lámina imprimible diseñada especialmente para la ocasión desde AQUÍ. Es un PDF imprimible en tamaño DINA-4 que puedes imprimir y colocar en ese rincón especial, así, cada vez que la veas, sabrás que TÚ puedes hacer que suceda. El precio simbólico son 5€ y serán destinados también a ACNUR.

Si algo he aprendido en estos años es que no todo es dinero en estos temas. Ni vender cosas carísimas para recaudar mucho más en menos tiempo. Lo que de verdad importa es concienciar a la gente, animarla a colaborar, adaptar esas ayudas a su estilo de vida, a sus condiciones, facilitarles el poner su granito de arena para sentirse parte de esa causa por la que se han levantado del sofá. Así que si no puedes comprar tu agenda porque tu situación no te lo permite ¡no te preocupes!

Hay muchas otras formas de colaborar. Puedes compartir esta entrada en tus redes sociales o por correo electrónico, así ta vez algún amigo o familiar si pueda ayudar. O unirte a las redes solidarias y manifestaciones que están empezando a organizarse por toda España y puedes seguir de cerca desde esta fanpage:


WELCOME REFUGEES ESPAÑA


Lo importante es que si has sentido como tu corazón se rompía en mil pedacitos al ver esa playa... no dejes que se apague esa llama solidaria que sientes dentro de ti. Es el momento de pasar a la acción, no te desanimes ni dejes que te desanimen con ideas absurdas sobre morbo, hipocresía y demás recriminaciones... ¡muévete! Tu voz también cuenta. Y mucho.





Suscríbete a mis entradas por email para no perderte nada

Tu Correo:





♥ Las recibirás en tu bandeja de entrada el mismo día que sean publicadas ♥






Te encantará:

2 pensamientos ¡falta el tuyo! ;)

  1. Que iniciativa han bonita, Celia :)

    Acabo de comprar la agenda!

    ResponderEliminar
  2. Una iniciativa muy buena, acabo de comprarla, con tu permiso voy a ponerlo en mi blog.

    Besotes!

    ResponderEliminar



¡Anímate a comentar! ♥Tu opinión es muy importante para mí♥



El Perro de Papel es una Marca propiedad de Celia Espada García debidamente registrada en la OEPM, Modalidad M, Número 3527002 (0). Todos los recursos creados por Celia Espada García están correctamente protegidos y vinculados a la autora y no pueden usarse sin consentimiento previo.

Safe Creative #1408270134965
Los derechos de autor y propiedad intelectual del material compartido, tanto gratuitamente como de pago, en esta web y sus redes sociales pertenecen a "El Perro de Papel", exceptuando las referencias a otros creadores, los cuales están debidamente citados en los créditos.