5 errores que cometí como diseñadora novata y sus consecuencias

noviembre 29, 2015



5 errores que cometí como diseñadora novata y sus consecuencias


En enero de 2013 abrí el blog y en verano empecé a ofrecer mis servicios de diseño gráfico personalizado para blogs de blogger. Desde entonces no he dejado de formarme y perfeccionar tanto mis conocimientos como mi técnica en este campo.

Si bien es cierto que no estudié diseño gráfico, ya que a la hora de elegir opté por Filología Hispánica, después de 9 años recibiendo clases particulares de dibujo e ilustración, me manejo perfectamente en este área y estoy muy capacitada para realizar mi profesión con plena confianza.

En base a esto y por algunas malas experiencias recientes con los clientes equivocados, empecé a desarrollar un borrador sobre los que han sido mis cinco errores como diseñadora novata

Y aunque, sin duda, me dejo bastantes por el camino, más los que me queden por cometer en el futuro, estos son mis imprescindibles, aquellos que me hubiera gustado conocer antes de lanzarme a la piscina, tan inocente y feliz, pensando que todo el mundo actúa de buena fe.

Si estás empezando a ofrecer tus servicios de diseño gráfico, estás madurando la idea de hacerlo en un futuro o llevas poco tiempo y ya empiezas a notar ese sabor agridulce que hace que no disfrutes al 100% de tu trabajo... espero que puedas aprender de mis equivocaciones y aplicar las soluciones que encontré a tu propio proyecto.

¿Empezamos?


1.- FALTA DE CONFIANZA.


Error garrafal. Si tú no confias en tu capacidad profesional y en la calidad de tu trabajo, ¿crees que tu cliente lo hará y te pagará lo que pides por tus servicios?

Como te comento, cuando empecé había estudiado Filología y tenía la absurda idea de que no podía decir con la boca bien grande que quería dedicarme a diseñar. Tuve la oportunidad de estudiar Bellas Artes al terminar Humanidades pero... me pudo mi pasión por la escritura. Tuve que elegir y lo cierto es que no me arrepiento, gracias a todo lo que aprendí durante mis años universitarios, puedo ofrecer mis servicios de storytelling con total confianza.

Fui yo la que quitó importancia a mi formación artística porque no estaba reglada. Me parecía que haber pasado una hora diaria desde los 7 hasta los 16 años aprendiendo teoría del color, técnicas artísticas, enamorándome de la tinta china hasta la médula y aprendiendo a pintar con acuarelas y óleo... no eran suficientes.

Pero en este tiempo, desde que aprendí a dibujar en Corel e Illustrator, me he dado cuenta de que ya sabía hacerlo. Pero sobre papel o lienzo. Lo que aprendí fue a hacerlo de manera digital. ¡Y me encanta! Así que si eres de las que piensa que el diseño gráfico no es creativo, siento decirte que estás muy equivocada.

Puede que tu cliente te pida trabajos con cero creatividad porque te diga exactamente lo que quiere, cómo lo quiere y dónde lo quiere. Sentirás que te cortan las alas para crear... y vectorizar lo que te pide es aburrido.

Pero, querida, no todos los clientes valorarán lo que eres capaz de hacer ni confiarán en tu criterio. Hazte a la idea y si te contratan para un trabajo de ese tipo, no malgastes tu vena creativa y haz solo lo que te pida el cliente. De verdad, no merece la pena intentar razonar con la pared.





2.- LOS PRECIOS.


En mis entradas sobre Marketing y Ventas ya hemos hablado en repetidas ocasiones sobre los precios. Y mucho más detalladamente en mi ebook Aumenta tus Ventas (ya no está a la venta, va incluido en el Mentoring Haz realidad tu Idea). Y es que poner precio a tu tiempo y conocimientos no es sencillo al principio. Lo sé porque me ha pasado.

Yo empecé calculando cuántas horas podría invertir en un determinado proyecto y agrupando mis servicios en Packs Prediseñados para no pasarme media vida diseñando presupuestos personalizados. 

Y bueno, investigando qué estaba haciendo la competencia, cómo y a qué precios. Estos datos pueden servirte como base, pero no puedes seguirlos al pie de la letra. Empecé creando los Packs y ofreciendo precios promocionales un poco más bajos que la competencia, por eso de darte a conocer, hacerte un hueco en tu nicho y empezar a crear tu portafolio.

Pero si las cosas te van bien, eres profesional y tu trabajo es de calidad... Terminas pillándote los dedos con tu estrategia de precios low cost. Cavas tu propia tumba y si no reaccionas a tiempo, puede que tu idea muera antes de nacer porque terminas quemada de trabajar gratis y encima sintiendo que tu cliente no valora tu trabajo.

Pero la pregunta es: ¿Lo valoras tú? Recuerda: lo que hoy es un favor... mañana es una obligación. No seas tu peor enemigo.

El secreto no es ser el más barato, sino el mejor, el más creativo, el más profesional o el que destaca por algo especial que enamora a tu cliente y le hace quererte solo a ti.


Si tus precios son bajos piensa detenidamente a qué tipo de cliente atraerás:


  En el mejor de los casos, a personas con pocos recursos que pueden ser los mejores clientes del mundo pero con los que no ganarás dinero e invertirás un tiempo que no tienes... 


  O en el peor, clientes que buscan invertir lo mínimo pero conseguir un trabajo hiper especializado, mega profesional y regatear tus precios hasta conseguir un retorno que triplique lo que invirtieron en ti.




Todos empezamos de cero y lidiamos con este tipo de clientes para conseguir sacar adelante nuestro proyecto, pero una vez que aprendes a realizar tu trabajo de la forma más productiva y profesional posible, saber qué hacer, cómo y cuándo, qué botones o código usar en cada momento... esos precios low cost que usaste para promocionarte te ahogan y necesitas evolucionar.

Y no es malo. Al contrario, demuestra que realmente eres una profesional, tienes el conocimiento, formación y creatividad necesaria para avanzar y ofrecer más valor, recursos y soluciones a tus clientes. Pero claro, gratis no.


3.- NO SABER DECIR NO.


Actualmente puedo decir, muy orgullosa, que puedo elegir a mis clientes. Y pocas veces me he equivocado. Puede que en un par de ocasiones. ¿Y por qué? Por no saber decir que NO a tiempo.

Lo que te comentaba antes: lo que hoy es un favor, mañana es una obligación.

Se supone que eres autónoma porque quieres tener tus propios horarios, ser tu propia jefa y disfrutar de tu libertad, tu familia y tu tiempo ¿cierto?

Pues bien. Busca clientes, no jefes. Es sencillo. Cuando tras la primera toma de contacto vengan las exigencias, el cierre de plazos, la petición de pruebas... y todo ello antes de pagar o sin ni siquiera mencionar la palabra presupuesto. ¡Corre! Salva tu vida. Las cosas no empiezan nada bien.

Yo tengo las condiciones de trabajo en la página de Packs de Diseño para Blogger, puedes verlos en cada uno de los Packs:


Los he ido actualizando con cada nuevo cambio para mantenerlos siempre al día. Añadiendo y quitando, perfeccionando y puliendo detalles. Pero, aún así, hay veces que tengo que morderme la lengua... porque las condiciones NO SE LEEN.

Me llegan emails, una vez reservado el servicio, preguntándome por el número de cambios, qué archivos se van a recibir... Sinceramente, creo que leen por encima la página de los packs, escogen el que les interesa... y claro, en el momento de la reserva no hay ninguna duda. Lo malo viene después, cuando comenzamos a trabajar y no tienen ni idea de qué pueden pedir y que no.

¿Tanto esfuerzo supone leer un par de líenas en las que se detalla lo que estás pagando? Yo creo que no. Si tu cliente no tiene tiempo para leer tus condiciones, tal vez no sea tu cliente ideal.

Repito, me ha pasado solo un par de veces, pero cuando ocurre te dan ganas de hacerte una bola y esconderte debajo de la cama. Te muerdes la lengua para no parecer una maleducada y tratas de explicar que tiene todas las respuestas detalladas en cada pack, QUE LEA, POR FAVOR. Y si después tiene dudas, te contacte de nuevo.

Mi tiempo vale dinero y NO, no trabajo GRATIS.

Si un cliente te da malas vibraciones antes de empezar, piensa si te merece la pena trabajar a disgusto y sentirte una esclava desmotivada...


4.- EL CONTRATO.


Hasta hace bien poco pensaba que no era necesario. De hecho, en los packs pone claro y cristalino lo que va incluido en cada uno de ellos. Formalizando la reserva se aceptan las condiciones y detalles enumerados en cada descripción.

Pero no, querida, por muy detallado que lo tengas todo... Nada te dará más seguridad que un contrato con sus partes intervinientes, cláusulas y anexos.

Eva Tarin, de Informática de Cabecera, llevaba mucho tiempo recomendándomelo, desde que voy lloriqueando en mi perfil personal de facebook sobre las últimas experiencias nefastas con clientes tiranos que no leen. Y, finalmente, después de darle muchas vueltas al tema, lo he hecho.

He creado dos contratos diferentes:

Servicios de Diseño Gráfico + Anexos + PDFs explicativos.

Sin contrato aceptando las condiciones, no hay servicio. Si se ha pagado, devuelvo el importe íntegro siempre que no hayamos empezado a trabajar en el diseño. Cosa que no sucede porque tengo lista de espera de mínimo 30 días. Lo siento, no quiero más dolores de cabeza. Soy fan del trabajo en equipo, no de la esclavitud.

Logotipos y archivos originales.

Vamos a ver... Yo diseño en Corel Draw lo que el cliente me pide. Pero solo recibe los archivos especificados en la página de Packs o de Logotipos. No envío los originales. ¿Por qué?

Por que es mío, es mi trabajo y me pertenece legítimamente. Por derechos de autor y copyright. Y porque es más caro.

El archivo original vectorizado puede modificarse sin que se pixele o deforme. Puedes cambiar los colores, textos, disposición, añadir nuevos detalles, cambiar los que ya hay... Vamos, le estás dando la piedra filosofal de tu trabajo. Con el archivo original puede encargar pósters, tarjetas de visita, camisetas, llaveros... y todo lo que se le pase por la cabeza.

Y de eso, querida, tú no obtendrás nada. Renunciarás a tus derechos de autor gratis. Me pregunto si serías tan generosa si fueras escritora... Y solo cobrases por la venta de un ejemplar. O cantante y pasases de los famosos royalties.

¿Qué diferencia hay entre explotar tu archivo original vectorizado y vender 100.000 ejemplares de un libro? Pues sencillo: en el mundo de las editoriales cobrar comisión por venta está asumido como algo lógico y normal. En el mundo del diseño gráfico no, andamos perdidos y sin rumbo.

Me ha costado la vida enterarme bien de estos temas para que no me tomen el pelo.

Así que sí, yo te mando tu archivo original vectorizado en cdr y svg para que lo uses las veces que te de la gana pero tienes que pagar por ello.

Hay diseñadores que cobran como los escritores, un porcentaje por cada medio en que se usa o adapta su obra, pero yo he optado por el pago único. Cedo los derechos de explotación de forma vitalicia y universal.

¿Y por qué hago esto? Pues porque ya me han tomado por idiota un par de veces pidiéndome los originales gratis. Y como ya dije: NO, yo no trabajo GRATIS. Si lo quieres y crees que te va a reportar beneficios tener los derechos de explotación de mi obra, lo pagas, firmamos el contrato con las condiciones y te envío encantada los dos archivos.


5.- LAS MODIFICACIONES.


Al inicio, ofrecía modificaciones ilimitadas. Y nunca tuve problema... hasta hace muy poco. Si te fijas, ahora lo he cambiado y ofrezco TRES packs diferentes:

WEB: hasta tres modificaciones.
BLOG PERSONAL: hasta tres modificaciones.
BLOG PROFESIONAL: hasta seis modificaciones.

Además, cuándo reciben el formulario de preguntas para concretar los detalles del diseño, va incluida una pequeña explicación sobre la diferencia entre modificación y nuevo diseño. Pensaba que la palabra modificación de por sí ya excluía un diseño nuevo, pero parece que hay clientes que desconocen la diferencia o quieren desconocerla a ver si, por casualidad, estás en modo FAVOR ON.

Pues bien. He hecho un par de favores y empezado un nuevo diseño que nada tenía que ver con la idea inicial. Pero esta última vez ya ha sido la gota que ha colmado el vaso. Tanto que es a raíz de este cliente problemático que he decidido terminar de dar forma a los diferentes contratos para poder respirar tranquila.


Mi proceso de trabajo era sencillo:


Revisas los detalles de cada Pack.


Consultas dudas.


Formalizas la reserva para tener tu plaza en la lista de espera.


Revisas las preguntas.


Me envías las respuestas, que no soy adivina. Necesito que te impliques si quieres que el diseño sea 100% personalizado. Si me mandas un formulario con una línea por respuesta, confuso y que demuestra que no sabes ni qué nombre quieres para tu marca... mal empezamos. Milagros a Lourdes.


Diseño el borrador en base a tus respuestas.


Te envío el borrador.


Y empezaban las modificaciones acordadas en cuanto a colores, tipografías, detalles decorativos... pero siempre usando como base el borrador inicial que hice en base a tus respuestas detalladas.


Así que, por favor, si me mandas una gama de colores verdes y azules y me dices que quieres un sol... Cuando te mande el borrador no me pidas como modificación usar solo colores rosas y amarillos y un árbol de Navidad. 

Por mucho que te empeñes... eso es un nuevo diseño. E intentar pedir un nuevo diseño como modificación... es mentirme y faltarme al respeto, tanto personal como profesionalmente.

El cliente NO siempre tiene la razón. Cuando pone en tela de juicio tu profesionalidad, te regatea precios, intenta manipularte y que trabajes en extras que no ha contratado por el precio inicial... por mucho que se empeñe, NO tiene la razón. No te dejes engañar ni atemorizar. Las cosas como son. Si quiere un trato respetuoso y profesional, que empiece respetándote a ti y a tu trabajo.

Que yo también pago facturas y el tiempo que dedico a hacer realidad su idea no lo dedico a otros proyectos. O a tumbarme en el sofá con mi hijo a ver Dora la Exploradora.


En resumen: 


Nadie mejor que tú sabe lo que vale tu trabajo. 

Nunca dejes de formarte, de actualizarte y aprender nuevas técnicas que aplicar en tu trabajo. 

Cree en ti, en tu creatividad y trabaja con tu cliente ideal, ese que valora tu profesionalidad, confía en tu criterio y está dispuesto a pagar el precio real de tus servicios sin regatearte ni manipularte.



¿Qué opinas? ¿Eres cliente o diseñadora? 
Me gustaría saber qué piensas sobre mis cinco errores y soluciones.
¿Echas en falta alguno?



NOTICIA IMPORTANTE SI QUIERES SER DISEÑADORA

He organizado un webinar para que no cometas los mismos errores que yo y empieces tu carrera profesional como diseñadora de blogs con buen pie, aprendas a diferenciarte del resto y encontrar tu espacio personal en internet. Ya sabes: SI QUIERES, PUEDES. Que nadie te convenza de lo contrario.

Además, cuento con la participación de cuatro invitadas estupendas que tal vez conozcas:


 Ana María Almendro de Frikymama.

 Yudy Giraldo de Ingenio DIY.

 Aisha de Elai Blogger.

 Estibaliz López de Estibaliz López.






Estibaliz no ha podido participar en directo en el webinar, pero nos ha enviado un vídeo dónde comparte con nosotras su experiencia en el mundo del diseño web.



¿QUIERES APRENDER A DISEÑAR BLOGS EN BLOGGER CONMIGO?

¡Empezamos el próximo lunes y las plazas son limitadas! Reserva ya la tuya y empieza a dedicarte al diseño de blogs en blogger de forma profesional.



Regálame una sonrisa compartiendo esta entrada en tu red social favorita ¿quieres?





¡HOLA EMPRENDEDORA!

¿Cansada de pasar tantas horas delante del ordenador sin ver resultados?


DESCARGA GRATIS MI GUÍA DE MARKETING EMOCIONAL + PLANTILLA PROFESIONAL PARA BLOGGER

Aprende a conectar con tu público ideal
¡Y DISFRUTA DE TU TIEMPO LIBRE!

Te encantará:

17 pensamientos ¡falta el tuyo! ;)

  1. jajaja mas matao con lo del lloriqueo, pero si, parece una bobada pero el hecho de tener un contrato firmado te da un "poder" que en otro caso no tienes, que lo uses o no ya es otro tema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja Pues sí, al final he tenido que ponerme seria :)

      ¡Muchas gracias, guapa! A ver si así dejo de llorar y dar la brasa un rato XD

      Eliminar
  2. Super util...yo estoy ahora planteandone hacer los manuales y el contrato para no pillarme los dedos. Una vez que te das cuenta de haber encontrado tu trabajo, hay que hacerlo de la menera mas profesional posible. Me he sentido identificada con la mayoria de tus errores...jeje. un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí los manuales me salvaron la vida, ahorro un montón de tiempo.

      Responden las preguntas más frecuentes sobre los packs y además me tomé mi tiempo en incluir capturas de pantalla y ponerlo todo muy detalladito. La mayoría los leen... pero ya te digo, he tenido un par de malas experiencias que me han llevado a hacer los contratos...

      A ver ahora que pasa ;)

      ¡Besos, guapa!

      Eliminar
  3. Qué triste, la gente tiende a ser muy aprovechada y cara dura, una verguenza que te hayas encontrado con este tipo de personas para ser tus clientes. Espero que poco a poco las cosas en ese aspecto te hayan ido mejor, pues todos aprendemos de nuestros errores y yo veo todo lo que haces y me quedo boquiabierta jajajaja. El mundo del diseño gráfico es muy complicado, o yo lo veo así, y con tu entrada me lo ha parecido aún más. Un besito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero pensar que más que cara dura... a veces es desconocimiento... Pero un desconocimiento que podría solucionarse leyendo los manuales. ¡Que encima hay dos! Vamos, que información hay para aburrir :)

      Al principio es complicado, pero solo hasta que te organizas. Luego todo fluye ;)

      ¡Besos!

      Eliminar
  4. Yo creo que a veces no tienen ni idea de lo que quieren, y cuando al final se deciden es cuando tú ya has hecho tu trabajo y deciden que quieren lo que tienen en mente.
    Lo que sí me he planteado a veces es, antes de concertarlo todo, poner en mayúsculas y bien visible: "Las artes adivinatorias no son una de mis virtudes". Puede parecer de risa, pero a mí es lo que más me desespera.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has dado en el clavo... Saben lo que quieren realmente cuando has terminado el trabajo y está listo para instalar.
      Pero es que eso no ocurriría si dedicasen tiempo DE VERDAD a contestar las preguntas del formulario, navegar por internet buscando inspiración de lo que les gusta y lo que no... y se tomasen en serio tu trabajo como diseñadora (tu tiempo vale dinero) y el suyo como clienta (supongo que de tiempo nadie anda sobrada...).

      Pero hija... hay personas que no entienden que nuestro tiempo... vale dinero y una cosa es una modificación... y otra diseñar cinco blogs completamente diferentes al precio de uno :)

      ¡Beso!

      Eliminar
  5. Jajajajaja Celia, me ha encantado el post, en serio. Nosotras también tenemos un carro de ese tipo de problemas. Llevamos menos tiempo que tú y efectivamente, al empezar a subir el ritmo de clientes empiezan los problemas. Ahora nos están diseñando un contrato tipo como el que tú comentas porque es cierto que nos vimos en situaciones de que contratan A y quieren A+B+C. O por ejemplo que haciendo pequeñas modificaciones al final haces un diseño nuevo y no acabas nunca !!!

    Por otro lado hay clientes maravillosos, que de esos no hablamos, pero los hay. Que nunca protestan, que todo les parece bien. Que te escriben un email y te piden casi perdón por molestarte.,..

    Y ya en el lado cómico, cuando pides un logo en alta resolución y te lo mandan "cortado" con Irfanview por ejemplo y no se ve nada jajaja. Hace poco había un chiste viral por Facebook de eso.

    En fin, que gajes del oficio.

    Por cierto a ver si te mandamos un email que queríamos hablar contigo de unas cosillas.

    Diana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf... es que es estresante... porque si encima reclamas y te pones seria diciendo que eso no entra... ya parece que la que no eres profesional eres tú y que quieres sacarle más dinero...iy no es así! Es que si eso no lo han pagado... pues hacerlo gratis como que no... ¡no voy a tirarme piedras en mi propio tejado!

      Desesperante... jajajaja

      La verdad que sí, hay más clientes estupendísimos que de este tipo, de momento solo he tenido un par de malas experiencias... pero no veas cómo te queman :)

      Cuando queráis, ya sabéis dónde estoy ;)

      ¡Besos!

      Eliminar
  6. Muy muy de acuerdo contigo, Celia.
    Por mi parte, soy diseñadora, pero para mí misma. Soy super perfeccionista, y hay veces que hasta me cabreo conmigo misma porque las cosas no quedan como yo quiero, pero tampoco sé exactamente lo que quiero.
    Por esto, creo que nunca dejaría este trabajo a otro, porque no quiero que sufra tontamente mis caprichos.

    En el tema amigurumis, supongo que se le puede parecer. Hasta ahora, en las personalizaciones que he hecho (por lo que no hay patrón previo que enseñar), nunca he tenido problemas, y espero que ese día tarde en llegar.

    Respecto al webinar, por mí genial. Ya sabes que te apoyo en todo, que estoy segura que no fallarás :)

    Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
  7. Hola Celia, me siento plenamente identificado con este post, me da algo de alivio saber que no solo a mi me ha tocado clientes difíciles que no valoran tu trabajo. Yo me dedico al diseño de páginas via blogger y creo que podemos intercambiar unos tips. Uno de ellos es el de crear un formato en el cual se estipula el precio de cada sección de una página, como la cabecera, sliders etc y todo esto posterior al bosquejo o borrador, me ha funcionado y con esto me he evitado trabajar doble o triple.Saludos desde Yucatán

    ResponderEliminar
  8. esto me ha caído como anillo al dedo. Soy diseñadora y me especializo en ilustración, pero apenas estoy empezando, y tengo un cliente que ¡Dios de mi vida! me cambia todo a cada rato T.T y todo por decirle que le modificaba todo hasta que le gustara, y pues sí, cada que le enseño lo que tengo, me dice que sí le gusta pero que ahora quiere esto, y luego lo otro, o que mejor esto ya no, o me saca otra cosa nueva y yo realmente me estoy fastidiando, aunque sí, me tengo que morder la lengua por lo que le dije al principio de que haría modificaciones ilimitadas :(
    Pero ahora aplicaré lo que tú haces de poner hasta cierto limite de modificaciones y así dejar de odiar al cliente jejejejeje
    Saludos!

    Los cuentos del Cuervo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchacha, yo soy de las clientas indecisas, y la verdad es que me siento fatal por algunas cosas de las que hice cada vez que leo un post de estos, pero lo que tu estás contando clama al cielo.
      Una cosa son modificaciones, y otra muy distinta es que te salga con otra cosa nueva y distinta. Eso ya no es modificación, es un trabajo distinto!!!
      Es como si yo te pido un paisaje, y una modificación sería que quiero mas nubes en el cielo, y que los picos de las montañas estén nevados.
      Pero si llego y te pido que no, que he pensado que mejor una escena de caperucita y el lobo, pues vamos.... que es un trabajo distinto.
      Así que ponte en tu sitio, o vas a terminar hasta las narices de lo que sea que estés haciendo para esa persona.

      Eliminar
  9. Totalmente de acuerdo en todos y cada uno de los puntos. El contrato es indispensable y lo de saber decir que no es básico. El cliente no siempre tiene la razón y a veces hay que recordárselo por que ellos mismos firman cosas que no se leen como corresponde. ¡un saludo!

    ResponderEliminar
  10. Totalmente de acuerdo en lo que nos cuentas. No soy diseñadora, soy formadora cosmética y de maquillaje y me he sentido identificada en varios puntos ya que hay que hacerse valer siempre, lo que hoy es un favor mañana es una obligación, que hay que especificar todo, absolutamente todo...

    Lo de las "modificaciones" me parece muy fuerte, ya hay que tener morro para cambiar un diseño al completo pidiendo una modificación. Hay que valorar el trabajo, el problema que tenemos los denominados "artistas" es que al tener trabajos creativos se piensan que como tenemos vocación, nos gusta lo que hacemos y lo disfrutamos... debemos de regalar el trabajo o vender el "completo" a precios de ganga.

    Parece que molesta el que trabajes en algo que te apasiona, y la gente se cree con derecho de exigir que como lo haces con gusto lo debes regalar. Pues no, si trabajamos en cosas que nos gustan es porque lo hemos luchado desde el minuto cero, hemos invertido mucho tiempo, dinero en formaciones que no son baratas... y lo más importante, años de experiencia y mucho esfuerzo!

    Yo tengo una frase para estas cosas : "Lo que cuesta un Ferrari para no saber conducirlo" (que viene ser que no aspires tanto si luego no vas a saber valorarlo).

    Que tengas buenas fiestas guapa y gracias por todos tus buenos consejos,me encanta abrir el correo y recibir tus emails con cositas chulas.

    Un besito ^^

    ResponderEliminar
  11. Yo soy diseñadora y muchos de estos puntos también los he "sufrido" y aprendido a base de ensayo error. Lo que más me cuesta hoy en día es el tema de precios (y analizándolo bien, es por problema de confianza en mi propia valía). El contrato lo considero imprescindible, dejo por escrito y antes de comenzar el trabajo, todas las condiciones por ambas partes, es la única manera de que ambas partes sepamos qué nos corresponde y si hay problemas o roces, tenemos a donde dirigirnos para solucionarlo.

    Besos,

    ResponderEliminar



¡Anímate a comentar! ♥Tu opinión es muy importante para mí♥



El Perro de Papel es una Marca propiedad de Celia Espada García debidamente registrada en la OEPM, Modalidad M, Número 3527002 (0). Todos los recursos creados por Celia Espada García están correctamente protegidos y vinculados a la autora y no pueden usarse sin consentimiento previo.

Safe Creative #1408270134965
Los derechos de autor y propiedad intelectual del material compartido, tanto gratuitamente como de pago, en esta web y sus redes sociales pertenecen a "El Perro de Papel", exceptuando las referencias a otros creadores, los cuales están debidamente citados en los créditos.