Qué hacer cuando te piden un post patrocinado

abril 26, 2016

Qué hacer cuando te piden un post patrocinado

A todos los blogueros nos ha pasado. Todos hemos tenido una primera vez en la que hemos recibido un extraño correo en nuestra bandeja de entrada en el que nos pedían publicar un post patrocinado.

La primera vez que esto sucede suele ser una sensación extraña. No entiendes por qué han contactado contigo, no sabes qué responder, tampoco cuánto cobrar y estas hecho un mar de dudas.

Después de cinco años como bloguero, reconozco que el tema de los artículos patrocinados me sigue chirriando. Recomendar en tu blog un producto o servicio a cambio de una remuneración económica sigue siendo raro para mí. Por eso, lo hago en ocasiones muy especiales, como te voy a contar a continuación.

Quién te pide el post patrocinado


Existen varias vías para recibir una solicitud de este tipo:

  • Agencia. Las agencias de marketing, comunicación y publicidad realizan constantemente campañas de difusión externa para marcas grandes. Es decir, una marca grande, nunca se va a poner en contacto contigo (al menos, es poco probable). Para eso, contratan agencias, las cuales se encargan de contactar con los blogueros para solicitar el post patrocinado. Yo lo hago cada día en la agencia donde trabajo, es una de mis funciones como responsable de marketing y comunicación. De hecho, las grandes marcas suelen trabajar con varias agencias, no sólo con una. Este tipo de solicitudes en un poco rollo, porque suelen demorarse en el tiempo, necesitas presentar un borrador del post para que lo apruebe tanto la agencia como la marca, pagan tarde, etc. Es lo que pasa cuando hay tantos intermediarios. Además, suelen “imponer” las condiciones. Es decir, si te ofrecen X, no lo vas a poder negociar, ya que cuentan con bases de datos de blogueros muy grandes. Y si no lo haces tú, lo hará el siguiente de la lista.
  • Marca. Cuando se trata de marcas más pequeñas, seguramente te vayan a contactar ellos directamente. Éstas tienen menos recursos y no pueden permitirse contratar a una agencia para realizar una campaña de difusión. Suele ser más fácil trabajar con ellos, ya que no hay tantos intermediarios y todo fluye más rápido. Además, vas a poder negociar con más facilidad las condiciones, tanto económicas como los plazos de entrega, es decir, no son tan exigentes ni van tan a saco. Son mi opción preferida.
  • MarketPlace. Ya sabes que existen portales especializados como Coobis o Publisuites en los que puedes registrar tu blog para monetizarlo a través de artículos patrocinados. Si estás registrado en alguna de ellas y te solicitan un post patrocinado, debes saber que no tienes prácticamente ningún margen de actividad. Ellos son quienes ponen los plazos de entrega, quienes dan las condiciones de publicaciones y quienes pagan (suelen pagar poco y mal).

Ahora que ya hemos visto las distintas vías por las cuales puedess recibir una solicitud de post patrocinado, vamos a ver cómo actuar ante una situación así.

  1. Si no tienes claros los datos que te proporcionan, pide más información.
  2. Cuando tengas toda la información que necesitas, valora si el producto o servicio del que te piden hablar encaja con la temática de tu blog, y sobre todo con tu público.
  3. Si la temática del post te encaja, debes valorar si merece la pena redactar y publicar el post por la cantidad que te ofrecen.
  4. Negocia las condiciones en la medida de tus posibilidades: plazos de entrega, si tienes que entregar un borrador previo, la extensión del post, cuántos enlaces debe incluir, etc.
  5. Si al final decides publicar, mi recomendación es que valores tu trabajo. No publiques un post patrocinado por “dos duros”. Ellos no lo van a valorar, eres un bloguero más en su gran base de datos, así que, por favor, hazlo tú. Y por supuesto, no elabores un post con un tono demasiado comercial.

Mi experiencia con los posts patrocinados


Como he mencionado anteriormente, soy bloguero desde hace unos cuantos años y, además, soy autor de varios blogs.

En mi opinión, no debes abusar de los post patrocinados. Ten en cuanto que, cuando tienes una audiencia fiel, ésta quiere leerte a ti, no a una marca, que siempre va a querer vender algo y, por lo tanto, el lenguaje va a ser mucho más comercial.

Mi experiencia con este tipo de post es reducida, he debido publicar 4 o 5 en todos estos años. Siempre que lo hago, pruebo el servicio o producto del que me han pedido hablar. Por supuesto, no voy a recomendar a mis lectores un producto o servicio que ni he probado, sólo porque me pagan. Sentiría que les estoy engañando, y esa no es mi filosofía.

Sobre las plataformas (MarketPlaces) en las que registras tu blog para publicar posts patrocinados, nunca hemos sido grandes amigas ¿Por qué? Porque estas se llevan una comisión más que interesante por cada artículo, es decir, son un intermediario entre la marca y el bloguero, y son quienes se aprovechan de su situación y salen ganando. A ti te pagan cuatro duros por un post y, lo peor de todo, se quedan con un 20 o 30% de comisión.

Si te piden un artículo patrocinado en alguna de estas plataformas, valora muy bien si realmente te interesa y, sobre todo, no dejes que nunca se aprovechen de tu tiempo y tu trabajo.

Espero haber arrojado un poco de luz sobre este tema y que, a partir de ahora, sepas cómo actuar cuando contacten contigo para publicar en tu blog un artículo de este tipo.


¿Cuál es vuestra experiencia con los posts patrocinados?

MAX CAMUÑAS


Diseñador Web especializado en WordPress. Además soy Responsable de Marketing y Comunicación, Social Media Strategist y Ejecutivo de cuentas en la agencia Hoyreka!

Marketing + creatividad es mi combinación perfecta.

¿Quieres saber cómo he conseguido vivir de mi blog?



¡HOLA EMPRENDEDORA!

¿Cansada de pasar tantas horas delante del ordenador sin ver resultados?


DESCARGA GRATIS MI GUÍA DE MARKETING EMOCIONAL

Aprende a conectar con tu público ideal
¡Y DISFRUTA DE TU TIEMPO LIBRE!


Te encantará:

0 pensamientos ¡falta el tuyo! ;)



¡Anímate a comentar! ♥Tu opinión es muy importante para mí♥



El Perro de Papel es una Marca propiedad de Celia Espada García debidamente registrada en la OEPM, Modalidad M, Número 3527002 (0). Todos los recursos creados por Celia Espada García están correctamente protegidos y vinculados a la autora y no pueden usarse sin consentimiento previo.

Safe Creative #1408270134965
Los derechos de autor y propiedad intelectual del material compartido, tanto gratuitamente como de pago, en esta web y sus redes sociales pertenecen a "El Perro de Papel", exceptuando las referencias a otros creadores, los cuales están debidamente citados en los créditos.