Por qué necesitas especializarte para aumentar tu visibilidad

mayo 16, 2016

Por qué necesitas especializarte para aumentar tu visibilidad


Tú eres única, como también lo es tu forma de hacer las cosas. Entonces, si ya de por sí eres diferente al resto ¿qué esta fallando para que no consigas comunicarlo al mundo?

Como ves, he utilizado la misma frase de presentación de la entrada de ayer. Y es que es el resumen de todo. ¿Por qué nos cuesta tanto dar con nuestro elemento diferenciador si somos tan diferentes entre nosotras? No hay dos emprendedoras iguales, como tampoco hay dos personas iguales.

Todas y cada una de nosotras tenemos algo que nos diferencia de manera innata del resto. Lo complicado es encontrarlo, desarrollarlo, potenciarlo... ¡y dejarlo fluir en tu proyecto! Una vez lo haces, todo cobra sentido y las piezas encajan a la perfección.



ENTRENAMIENTO INTENSIVO: LA ESPECIALIZACIÓN TE HARÁ ÚNICA

Domingo 15 de Mayo:
1.- Diferénciate de tu competencia para destacar en tu nicho. LEER AQUÍ.

Lunes 16 de Mayo:
2.- Por qué necesitas especializarte. LEER AQUÍ.

Miércoles 18 de Mayo:
3.- Descubre cómo desarrollar una estrategia de marketing emocional efectiva. LEER AQUÍ

Jueves 19 de Mayo:
4.- Webinar Especial: Cómo ganar dinero con tu blog profesional. LEER AQUÍ


Si no quieres perderte ninguna entrada intensiva para aprender a diferenciarte y aumentar la visibilidad dentro de tu nicho, te aconsejo suscribirte a mi newsletter desde la cajita que encontrarás aquí arriba. Así avanzaremos juntas y no te quedarás rezagada. Cuándo trabajas en grupo, el nivel de compromiso es siempre mayor ¿verdad?


En la entrada de ayer, que puedes consultar haciendo CLICK AQUÍ, compartía contigo 3 formas de diferenciarte de tu competencia:


  El precio de tus productos o servicios.
  El valor añadido que ofreces a tus clientes potenciales.
  Tu propia esencia y personalidad, ya de por sí diferente a la de todo el mundo.


Habrás notado que, aunque las 3 son válidas por separado, la clave es encontrar el punto de unión entre todas, el equilibrio perfecto entre precio - valor - tu esencia. El resultado de esta sencilla ecuación es el Alma de tu Marca.

Porque para destacar, necesitas brillar y para brillar es imprescindible conocer muy bien tus valores y los de tu marca personal. Tus valores, habilidades, capacidades y potencial es lo que te va a posicionar como especialista dentro de tu nicho y hará que tu propuesta de valor sea irresistible para tu cliente ideal.

Abrir un blog o una tienda online es sencillo, en 10 minutos lo tienes funcionando con tu dominio propio. Lo complicado es dar vida a tu proyecto, conseguir que conecte emocionalmente con tu cliente y sea capaz de transmitir de forma fiel tu mensaje.

Vivimos en la era de las emociones. Tus clientes quieren experimentar el resultado de tu propuesta antes de comprarla. Necesitan saber que lo que ofreces es la solución a ese problema que tan preocupados les tiene. Que tú eres capaz de mejorar su calidad de vida y ayudarles a avanzar.

Y solo especializándote al 100% en el nicho que has escogido puedes satisfacer las necesidades tu cliente ideal. Puedes vender para todo el mundo, pero tu solución no es para todos ellos, solo para ese grupo de escogidos que de verdad necesitan lo que tú has creado pensando en ellos.

En resumen...


¿Por qué necesitas especializarte?


  Para atraer a tu verdadero cliente ideal, aquel que está dispuesto a pagar lo que pides por tu solución sin regatear tus precios. Necesita lo que ofreces y lo necesita ya.

  Para ofrecer una solución hiperespecializada en el problema que sufre tu cliente ideal en su día a día. Solo centrándote en su problema real, desarrollarás una solución de verdad efectiva.

  Para aumentar tu número de clientes felices. Porque tu trabajo no termina cuándo cierras una venta, sino cuándo tu cliente te escribe encantado para ofrecerte su testimonio y te agradece la forma en que le has ayudado a solucionar su problema.


Si escribes para todo el mundo y tienes una solución genérica que todo el mundo puede comprar, tu competencia será mayor, tu solución será mediocre y atraerás a clientes que no te comprarán porque no van a conectar con tu solución.

Te costará más vender, será más complicado crecer, te frustrarás cuándo no consigas destacar entre tu competencia... Y todo por querer abarcar demasiado, malgastar tus recursos sin analizar los resultados y negarte a reconocer que tu solución no es para todo el mundo por miedo a no vender nada.

¿Te sientes identificada? Pues no te preocupes, estás a tiempo de tomar las riendas de tu proyecto emprendedor y hacerlo despegar de nuevo. A mí me aterraba la idea de hiperespecializarme por temor a espantar a clientes potenciales...


Hasta que descubrí que mi cliente potencial no era mi cliente ideal.


¿Lo habías pensado? ¿Conoces la diferencia?


Imagina que yo me dedico a tejer amigurimis y los vendo sin pararme a pensar a quién se los quiero vender. Porque claro, yo quiero vender a cuánta más gente mejor.

Me llegarán clientes potenciales de todo tipo:


  Jóvenes que viven con sus padres y lo quieren por capricho. No trabajan... por lo que si quiero vender tendré que bajar los precios.

  Mujeres que buscan un regalo para una sobrina. Sí, les encanta el producto, pero no valoran el método artesanal de realizarlo: a ellas les da igual lo que valen los materiales que utilizo o el tiempo que tardo en tejerlos. Les parece muy caro para ser un simple muñeco de lana.

  Madres, tías, abuelas... que quieren un regalo especial, único, diferente, para su primer hijo, sobrino, nieto... que adoran todo lo hecho a mano por esa magia especial que desprende, entienden que no es solo el muñeco, lo materiales el tiempo... sino que una parte única de ti va con él y no hay dos iguales.


¡Esta es la que quiero! Me quedo con esa madre, tía y abuela que además de no regatear mis precios, aprecia de verdad la calidad y el valor de mi trabajo y mi producto. Ella es mi cliente ideal, la que de verdad necesita mi solución, la que quedará encantada con el resultado y me recomendará a otras como ella.


¿Y ahora? ¿Qué opinas? ¿Crees que merece la pena hacer una criba entre tus clientes potenciales para quedarte solo con tus clientes ideales?

Si lo haces, ya me contarás el tiempo y recursos que ahorras después del cambio. 





¡HOLA EMPRENDEDORA!

¿Cansada de pasar tantas horas delante del ordenador sin ver resultados?


DESCARGA GRATIS MI GUÍA DE MARKETING EMOCIONAL

Aprende a conectar con tu público ideal
¡Y DISFRUTA DE TU TIEMPO LIBRE!


Te encantará:

4 pensamientos ¡falta el tuyo! ;)

  1. Hola Celia!, Enhorabuena por éstos dos post, me han encantado, sobre todo ese "fluir" que te sale solo y que a mi me cuesta tanto!! Sigue inspirándonos!!

    ResponderEliminar
  2. como siempre fantástico post Celia. Gracias por compartir tu experiencia!

    ResponderEliminar
  3. Ay Celia, has hecho tanto por mí y ahora veo que has pensado en mí para este post (o eso creo yo jajaja)
    Me ha costado muchísimo saber cual es mi cliente ideal, y aún así, tengo que seguir aprendiendo a valerme de este tipo de personas y no los demás, porque sé que a la larga, será beneficioso para mí.
    Ya solo me queda deshacerme de todo lo que he hecho hasta ahora por decirlo de alguna forma y crear mi propio diseño, algo por lo que al verlo, la gente me identifique :)
    De nuevo, mil gracias por todo y más!

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar



¡Anímate a comentar! ♥Tu opinión es muy importante para mí♥



El Perro de Papel es una Marca propiedad de Celia Espada García debidamente registrada en la OEPM, Modalidad M, Número 3527002 (0). Todos los recursos creados por Celia Espada García están correctamente protegidos y vinculados a la autora y no pueden usarse sin consentimiento previo.

Safe Creative #1408270134965
Los derechos de autor y propiedad intelectual del material compartido, tanto gratuitamente como de pago, en esta web y sus redes sociales pertenecen a "El Perro de Papel", exceptuando las referencias a otros creadores, los cuales están debidamente citados en los créditos.