La diferencia entre vender por vender y vender para ayudar de verdad

agosto 25, 2016



Estoy aburrida. Sí, aburrida de todas esas personas que se empeñan en tachar al marketing emocional de mentiroso y manipulador. Hastiada de defenderlo contra viento y marea para tratar de hacerles ver que, en realidad, el marketing es más antiguo de lo que ellos creen y no se basa en mentiras ni manipulaciones, sino en emociones, experiencias, sensaciones... humanidad y cercanía.

Pero no pierdo la esperanza de ayudar a los que de verdad quieren que se les ayude. A los que se dejan enseñar en vez de mantener una altitud altiva y soberbia, incapaces de ver más allá de sus narices. Porque sí, adoro mi profesión, me encanta ayudar a otras emprendedoras a cumplir sueños... Pero tiro la toalla con las que se ponen la zancadilla ellas solas.

Aburrida de desconfianzas, sospechas y negatividad... He entendido la dichosa frase que tantas veces he oído repetir a mis mentores:

Nosotros solo ayudamos a los que quieren ser ayudados


¡Que claro lo veo ahora! Una persona segura de que no necesita ayuda, de que sabe todo lo que necesita saber sobre un tema y a la que no le interesa que le enseñes nada... Por muchos datos que ofrezcas, por mucho tiempo que inviertas, por mucha positividad e ilusión que intentes transmitirle... Te va a desanimar y hacer perder tu tiempo hablando con la pared.

No pierdas el tiempo intentado ayudar a quién ni quiere ni necesita tu ayuda. Hazme caso, no merece la pena. Y si, como yo, cometes el error de hacerlo... ¡tranquila! Hay solución para dejar de invertir tu tiempo en causas que no lo merecen. ¿Adivinas cuál? ¡Exacto! Cortar el problema de raíz. Sin mirar atrás.


Ya lo decía muy sabiamente Jim Rohn:


Tú eres el promedio de las 5 personas que te rodeas


O el refranero popular: "dime con quién andas y te diré quién eres". Si te rodeas de personas negativas, acabarán echando por tierra tus sueños. Si te rodeas de personas positivas, sentirás mucha más ilusión por alcanzar tus metas. Si tienes que equivocarte, lo harás igual. Pero yo prefiero equivocarme rodeada de personas positivas que me animen a levantarme y no de personas negativas que me vengan con el: "si es que... ya te lo dije...".

Y lo primero, para mantener limpio tu karma emprendedor y no permitir que personas tóxicas obstaculicen tu camino, es tener muy claros tus objetivos:


¿QUÉ HACES?

Tu pasión, eso que te llena de ilusión y te hace levantarte de la cama con las pilas cargadas cada mañana. Esa actividad a la que quieres dedicar el resto de tu vida porque te hace sentir plena y realizada. Vale que tendrá sus minitareas negativas y aburridas... pero si el 80% de tu tiempo eres feliz... ¡todo se soluciona mejor con una sonrisa en la cara!

Cuándo sepas cuál es el motor de tu vida, vencer los miedos y las dudas será mucho más sencillo. Tu creatividad se multiplicará y te costará menos trabajo plantar cara a la procrastinación. Piensa que todo el esfuerzo, tiempo y recursos que inviertas hoy en cumplir sueños, se verá recompensado mañana con resultados reales.

Pueden tardar más o menos en llegar, siempre en base a tu nivel de compromiso, pero llegarán antes que si te quedas parada y lamentándote de lo complicado que es emprender hoy en día ¿no crees?


¿POR QUÉ LO HACES?

Tus metas. Esos objetivos soñados que quieres hacer realidad y tienes bien anotaditos en tu agenda. Los mismos que repasas cada noche antes de irte a la cama y con los que te despiertas cada mañana y te acompañan durante el primer café del día.

¿Cuál es tu objetivo principal para hacer lo que quieres hacer? Y sé sincera contigo misma. Es muy bonito decir que lo que quieres es hacer de este mundo un lugar mejor... O ayudar a que otras personas como tú cumplan sus sueños... Y seguro que es cierto pero... ¿es eso realmente lo que más deseas?

¿No quieres mejorar también tu calidad de vida? ¿Cambiar de ciudad, de piso, incluso de país? ¿Poder disfrutar de más tiempo para ti, tu familia, tus amigos, tu gente en general? Todas y cada una de nosotras tenemos un objetivo destinado a mejorar la vida de los demás pero también otro, mucho más poderoso, para mejorar nuestro propio estilo de vida.

Acéptalo. Ni tú ni yo somos una ONG. No te comportes como tal. Y tampoco te sientas culpable porque uno de tus objetivos sea vender más, ganar más y poder mudarte con tu hijo al campo, como he hecho yo. Piensa que esa es tu meta, el motor que te hace trabajar más y mejor para seguir ayudando a otras personas a cumplir sueños.

Así ganamos todos ¿no crees?


¿PARA QUIÉN LO HACES?

Y ahora que tienes claro el QUÉ y el POR QUÉ, ha llegado el punto interesante: ¿Para quién? Muy sencillo, si has leído con atención el inicio de esta entrada no creo que dudes ni un segundo en responder: Lo haces para ayudar a quién de verdad te necesita.

Porque tu tiempo, tu conocimiento, tu generosidad y profesionalidad tienen un valor y tú decides a quién se lo dedicas, ya sea de forma desinteresada o previo pago por tus servicios. Porque si intentas ayudar a todo el mundo con tus conocimientos... terminarás como yo, sintiendo que un día no muy lejano tocas fondo y la decepción ya es demasiado grande para sobrellevarla.

No queda otra que arrancar el problema de raíz, cortar la comunicación con esas personas tóxicas que enrarecen el aire que respiras y volver a rodearte de personas creativas y positivas que te hacen avanzar en vez de retroceder. Ni intentes ayudar a quién no necesite o quiera tu ayuda. No pierdas el foco ni te disperses.

Tú vales mucho, tu tiempo tiene un precio, tus conocimientos también. Escoge muy bien a tus colaboradores, aliados y clientes. Igual que has escogido a tus amigos en tu vida "real". Y si alguna vez te pasa como a mí, sientes que algo no va bien y llega el momento de decidir, piensa:



¿Qué de positivo te aporta esa persona o situación?
¿Qué de negativo te aporta esa persona o situación?
¿Qué vas a perder si sacas a esa persona de tu vida y terminas con esa situación ahora?
¿Qué vas a ganar si sacas a esa persona de tu vida o terminas con esa situación ahora?


Porque solo tú tienes las respuestas y puedes tomar las riendas de tu vida. Dedica el tiempo que necesites a analizar la situación, los pros y contras de cada decisión y una vez tengas la respuesta, no tengas miedo, actúa en consecuencia. Piensa que estás cerrando una puerta que no te aporta nada positivo y abriendo una ventana por la que volverá a entrar el sol.

Y el sol, querida amiga, cuándo tu objetivo es ayudar a tu cliente ideal y no vender por vender... siempre vuelve a salir. Te lo digo yo, que lo he vivido en mis propias carnes y tengo experiencia con este tipo de situaciones al límite.


¿Qué te parece? ¿Preparada para hacer una limpieza de esa negatividad que te rodea y te impide ver el sol? ¿Estás lista para dedicar tu tiempo a ayudar a tus clientes y dejar de perder tu tiempo en vender a quién no te necesitará jamás?





¡HOLA EMPRENDEDORA!

¿Cansada de pasar tantas horas delante del ordenador sin ver resultados?


DESCARGA GRATIS MI GUÍA DE MARKETING EMOCIONAL + PLANTILLA PROFESIONAL PARA BLOGGER

Aprende a conectar con tu público ideal
¡Y DISFRUTA DE TU TIEMPO LIBRE!


RESUMEN SEMANAL


Cada Viernes Novedades en tu Correo: Últimas entradas, novedades y noticias sobre blogging, marketing y emprendimiento.


Powered by ConvertKit

Te encantará:

5 pensamientos ¡falta el tuyo! ;)

  1. Celia eres una gran profesional la verdad que admiro tu trabajo deveras, es una verdadera joya en verdad trabajas en grande, pura calidad, sigue asi, me motivas demasiado. Un saludo y toda la buena vibra.

    ResponderEliminar
  2. Te ha salido un post super motivador y positivo despues de la decepcion. Piensa que estas personas si van a aportar negatividad lo mejor alejarlas de tu vida lo antes posible. Tu sigue siendo como eres y no cambies por nada y por nadie. Ahi a fuera a mucha gente que esta deseando recibir tu ayuda. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo contigo Celia. Hay que dejar de lado a las personas tóxicas que nada aportan a nuestros proyectos de vida sino todo lo contrario. A veces una palabra de desaliento puede ser fatal, me ha pasado.

    ResponderEliminar
  4. Celia!! Ánimo!! Espero no haber ofendido con mis palabras. Yo estoy suscrita aquí y en el blog de Friky mamá porque me gusta y aprendo cositas pero cuando no me gusta o no me convence me marcho de golpe, y ya me he borrado de varios sitios.

    Pienso que cada uno habla acorde a su experiencia o a su mentalidad. Aunque es cierto que ser muy negativo no es lo mejor.

    A veces podemos tener una percepción de algo de manera errónea y mañana darnos cuenta de ello.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Yo estudie biología y quería dedicarme a la enseñanza, pero necesitaba empezar a trabajar, así que tuve que tirar por el camino mas rápido y abandonar mi ilusión, así que..... ahora me siento feliz con mi emprendimiento, con la posibilidad de enseñar (lo que siempre he deseado) y ese es mi deseo, si ademas pudiera ganarme la vida con ello.... lloraria cada mañana de alegría y de agradecimiento, pero antes de saber si eso podrá ser o no, yo voy a regalar lo que se a quien este interesado, así que vender por vender.... pues no, dar, regalar y luego incluso si se puede: vender, y sino .... pues mala suerte . besotes

    ResponderEliminar



¡Anímate a comentar! ♥Tu opinión es muy importante para mí♥



El Perro de Papel es una Marca propiedad de Celia Espada García debidamente registrada en la OEPM, Modalidad M, Número 3527002 (0). Todos los recursos creados por Celia Espada García están correctamente protegidos y vinculados a la autora y no pueden usarse sin consentimiento previo.

Safe Creative #1408270134965
Los derechos de autor y propiedad intelectual del material compartido, tanto gratuitamente como de pago, en esta web y sus redes sociales pertenecen a "El Perro de Papel", exceptuando las referencias a otros creadores, los cuales están debidamente citados en los créditos.