6 errores que debes evitar en las fotografías de tu blog, si quieres atraer a tu lector

septiembre 29, 2016


Nunca vas a tener una segunda oportunidad de causar una primera buena impresión. Esta frase, o algo parecido, la tengo muy presente cuando comparto mis contenidos en la red. 

Cuando daba clases de diseño en la universidad, siempre decía a mis alumnos que no importa lo bueno que sea un contenido; si la presentación no es atractiva, el lector no va a perder un minuto de su tiempo en comprobarlo. Lo anterior no quiere decir, por supuesto, que la imagen es lo más importante en un proyecto. Pero estarás de acuerdo conmigo en que es una parte fundamental del mismo. 

Estoy segura de que has diseñado tu blog con detalle. No paras de pensar en temas que pueden interesar y ayudar a tu lector. Pones todo el cuidado en redactarlos para que los lea hasta el final. Eliges las fotografías que mejor ilustran tus contenidos. Y prestas atención a todo el conjunto porque quieres ofrecer la mejor imagen posible. ¿A que sí? Es lógico. 

Publicar un blog requiere planificación, esfuerzo y mucho tiempo. Quieres que luzca bonito, quieres agradar a tu lector, quieres que vuelva y que tu comunidad crezca ¿verdad? Entonces, presta mucha atención porque puede que la utilización que estás haciendo de las fotografías no sea la mejor para conseguir ese blog cuidado por el que todos trabajamos



¿Quieres saber cuáles son los errores que no debes cometer para que las fotografías de tu blog atraigan a tu lector y eviten que se marche sin leer tus contenidos? Aquí tienes seis ideas sencillas para conseguirlo.

  • No uses imágenes más pequeñas que el ancho de columna

El cerebro se tranquiliza con lo homogéneo. Textos e imágenes del mismo tamaño dan continuidad al diseño y favorecen la lectura. Cuando las fotografías son más pequeñas que la columna que las incluye, estamos generando un "efecto escalera" que no resulta nada agradable. Por eso, recuerda cual es tu ancho de columna para redimensionar y ajustar tus imágenes. 

Un consejo personal sobre las imágenes verticales: al usar el ancho de columna es normal que adquieran un gran tamaño y haya que hacer scroll para verlas. Mi truco es presentarlas en forma de díptico o tríptico; de este modo reducimos su altura, viéndose completas en la pantalla.

  • No subas fotografías con poca resolución

A pesar de lo que te acabo de decir, si tu fotografía no tiene el ancho de columna, ten cuidado al redimensionar y aumentar. Corres el riesgo de acabar con una imagen con excesivo ruido o pixelada que, bajo ningún concepto debes compartir en un blog cuidado.

Si haces tus propias fotografias puedes disparar en alta resolución y, tras editar, te sugiero que guardes una copia en formato compatible con la publicación en web. Normalmente, son fotografías con una resolución correcta para verse en pantalla y se pueden escalar a un tamaño lo suficientemente grande para ocupar el ancho de la columna sin perder calidad y sin que pesen demasiado, lo que ralentizaría su carga. 

  • No es amarillo ni azul. El blanco, es blanco

Aún estás peleándote con los controles de tu cámara. Y, aunque quisieras poder fotografiar siempre con abundante luz natural, no siempre es posible. En interiores te acabas encontrando con bombillas o lámparas fluorescentes que dan un desagradable tono amarillo o azulado a tus fotografías. Es lo que llamamos dominante de color y se corrige o ajustando el balance de blancos, o con filtros, o en la edición.

No siempre queda bien. Es más, a menudo no queda bien. Así que, a no ser que manejes con cierta soltura los controles de tu cámara o la iluminación artificial, trata de evitarla. Es mejor esperar a hacer unas fotografías bonitas con luz natural o repetir la sesión en estas condiciones que publicar unas fotografías oscuras, amarillas o azules. Y no, el flash no va a arreglarlo. De verdad. 

  • No uses la misma fotografía que todo el mundo

Lo tuyo no es la fotografía, lo tienes claro. Pero no quieres renunciar, ni tienes porqué hacerlo, a imágenes bonitas en tu blog. Para eso están los bancos de imágenes, agencias de imágenes o profesionales que comparten recursos, gratuitos o de pago. El inconveniente es que todos tenemos el mismo acceso por lo que puede que utilicemos imágenes que aparecen en otros blogs. Ya sabes, teclados blancos, manicuras perfectas, ramos de flores y tazas de té, por ejemplo. 

Pon un poco de cuidado y busca recursos originales o poco vistos. Los hay, y son muchos. Celia compartió contigo un buen montón de ellos así que no tienes excusa. Y si tienes presupuesto, siempre puedes pedir a un profesional que te haga unas fotografías que representen a tu identidad. 


  • No utilices imágenes muy diferentes a tu diseño


Si tienes un blog con colores suaves, unas fotografías muy saturadas se verán demasiado. Si tu imagen se basa en un diseño minimalista, las imágenes coloridas están fuera de lugar. No siempre se puede elegir, pero siempre se puede ajustar el estilo de todos los elementos que componen el diseño para que formen un todo lo más armonioso posible. Se trata de ser coherente. Explorar, buscar y proyectar nuestro estilo personal y único. 


  • No "ahogues" tu fotografía


Has elegido una fotografía bonita, original, de alta calidad y coherente con el diseño de tu blog. ¿Por qué la comprimes entre párrafos de texto? Prueba a dejar suficiente espacio en blanco antes y después. En diseño, al blanco también le llamamos aire. Así que dejando el suficiente aire alrededor de tu fotografía vas a conseguir que respire. Y, de paso, tu lector también lo hará. 

....................

Ahora, repasa las fotografías en tu blog y comprueba que no cometes ninguno de estos errores. Si es así, ¡enhorabuena!, estás haciendo un uso correcto de las imágenes y seguro que tu lector está encantado de visitar tus contenidos cada vez que publiques. Si aún no tienes en cuenta estos detalles, ¡ahora es buen momento para empezar a cuidarlos! Vas a ver cómo con poco esfuerzo, tu imagen mejora, tus fotografías brillan y conectan con tu público. ¿Me lo cuentas?


ANA


Empecé a impartir clases de fotografía en la universidad, cuando las cámaras llevaban película y se revelaba en el cuarto oscuro.

He aprendido que las fotografías te cuentan una historia si te paras a escucharlas y que una imagen cuidada es imprescindible para que cualquier proyecto brille.
Me gustaría compartirlo contigo. ¿Me acompañas?

Te encantará:

1 pensamientos ¡falta el tuyo! ;)



¡Anímate a comentar! ♥Tu opinión es muy importante para mí♥



El Perro de Papel es una Marca propiedad de Celia Espada García debidamente registrada en la OEPM, Modalidad M, Número 3527002 (0). Todos los recursos creados por Celia Espada García están correctamente protegidos y vinculados a la autora y no pueden usarse sin consentimiento previo.

Safe Creative #1408270134965
Los derechos de autor y propiedad intelectual del material compartido, tanto gratuitamente como de pago, en esta web y sus redes sociales pertenecen a "El Perro de Papel", exceptuando las referencias a otros creadores, los cuales están debidamente citados en los créditos.