Descubre los primeros pasos para ser un Blogger de Éxito

octubre 06, 2016

Descubre los primeros pasos para convertirte en un blogger de éxito

Como siempre digo: lo que para mí funciona, a ti puede que no te sirva de nada. Y es que es cierto que cada proyecto, como cada una de nosotras, es diferente, único y especial. ¿Recuerdas la entrada del jueves sobre Marcas con Alma? Pues aquí seguimos en la misma línea, por lo que te aconsejo echarle un vistazo si todavía no lo has hecho:

LEER ENTRADA: POR QUÉ NECESITO CREAR UNA MARCA CON ALMA

Porque lo que para mí puede ser un claro indicativo de que un proyecto tiene éxito, para ti puede no serlo, sobre todo si los objetivos de ese proyecto no están en consonancia con los tuyos. Como ves, el tema del éxito es un tanto subjetivo ¿verdad?

Aunque también es cierto que hay unos puntos clave que comparten todos esos proyectos de éxito de otras emprendedoras y blogueras que admiramos. Y esos puntos no son exclusivos ni irrepetibles, todos y cada uno de ellos son susceptibles de ser replicados y adaptados a tu propia estrategia. El límite entre la inspiración y la copia pura y dura lo pones tú.

Bueno, tú y tus seguidores, que no son tontos y saben reconocer una propuesta original y creativa de una simple copia. No intentes crecer a costa de ideas de terceros y si alguna de esas ideas quieres adaptarla a tu proyecto para trabajar con ella, que sea a tu manera, desde tu propia esencia, transmitiendo tus propios valores.

Y como ves, aquí volvemos al principio. Tus valores y los de tu Marca con Alma. Esa necesidad imperiosa de conocer al detalle los entresijos de tu proyecto genial, conectarlos contigo misma y empezar a brillar con luz propia, dejando a años luz a tu competencia. Porque tú eres única y tu deber es encontrar la forma de potenciar tu diferencia.

Sí, acertaste. Tener un blog de éxito no es casualidad ni sucede porque sí. A no ser que tengas la suerte de tener un padrino o madrina que se dedique a lo mismo que tú quieres dedicarte y tenga a sus espaldas una gran comunidad de embajadores y seguidores felices y enamorados de su marca.

Aquí también tendría que darse el factor de que ese padrino o madrina reconocido y exitoso esté dispuesto a presentarte en su comunidad y recomendarte. No todos lo hacen porque está en juego su reputación, esa que tanto tiempo les ha costado afianzar entre sus lectores. Por muy estrecha que sea vuestra relación, si no estás a la altura de las expectativas de su público, será complicado que te de ese empujoncito inicial.

Pero no te preocupes. Ese empujón inicial viene de maravilla pero no es lo único que puede impulsar tu proyecto a subir de nivel y empezar a generar beneficios para ti. La otra opción es el trabajo duro, el compromiso con tu idea, la perseverancia y la gran pasión que sientes por esa idea que quieres hacer realidad.

Sí, como ves, todo depende de ti. Porque, a fin de cuentas ¿quién puede estar más interesada en cumplir su sueño y convertir su pasión en su forma de vida que tú misma? Acertaste de nuevo. Tú. El alma de tu marca. La esencia de tu idea. Esa personalidad que canalizada de la forma correcta, puede hacerte despegar sin ayuda de nadie.

Pero vamos a empezar por el principio... porque para saber cuáles son esos puntos clave que puedes aplicar a tu idea para tener éxito, primero tienes que tener muy claro ¿qué es para ti ser un blogger de éxito? Y trabajar en tus propias respuestas para encontrar el camino que mejor se adapte a ti y tu idea genial.


¿QUÉ ES PARA TI SER UN BLOGGER DE ÉXITO?



  Que el número de visitas no dependa del calendario de publicaciones del blog.

  Tener un flujo constante de nuevas suscriptoras que sean participativas y activas en la comunidad.

  Que las ventas generadas a través del blog y las comunidades sea escalable.

  Que los resultados obtenidos por la comunidad a través de retos, propuestas e ideas compartidas sean reales y medibles.

  Que los testimonios de clientes felices superen con diferencia a los de clientes decepcionados.

  Que los emails de agradecimiento superen con creces a los emails con reproches y exigencias.

  Tener la suerte de atraer al tipo de público correcto a tu blog/web, ese con el que te sientes en sintonía y te apetece trabajar, ya sea de forma gratuita o premium.


Ahí tienes mis respuestas. Claras, concretas y precisas. Como ves, no me ando por las ramas. Y es que vas a necesitar tener muy claro cuál es tu concepto de blogger de éxito para empezar a trabajarlo y escalar posiciones poco a poco. Si no sabes lo que quieres ¿cómo vas a conseguirlo?

Te explico con un ejemplo:

Yo quiero tener un blog de éxito para vender más.

Es un objetivo a largo plazo, no concreto fechas ni acciones que me ayuden a lograrlo. Tampoco he anotado una forma de medir si voy avanzando y acercándome a mi objetivo. Es un sueño imposible porque faltan un montón de datos y no hay seguimiento posible.

La cosa cambia si digo:

Yo quiero tener un blog de éxito para aumentar mis ventas. Y para conseguirlo voy a hacer lo siguiente:

  Cada semana, entrada nueva en el blog relacionada con mi tema principal.

  Esa entrada voy a compartirla en las redes sociales dónde se mueve mi público potencial.

  Además, voy a interactuar con ellos en los grupos que tenemos en común, para mostrarme como una persona real y cercana.

  Voy a enviar cada 15 días un boletín de novedades a mis suscriptoras relacionado con los principales problemas que tienen y que yo sé cómo resolver.

  En cada boletín, voy a hacer un seguimiento del número de clicks para ver si de verdad ese tema interesa o tengo que trabajar más en el que yo creo es el problema principal de mis lectores.

  Voy a comparar las entradas que más visitas tienen en mi blog con los enlaces que tienen más número de clicks para saber si estoy en el buen camino.

  Ahora que estoy segura de que voy bien encaminada, voy a crear un nuevo servicio o infoproducto dónde compartiré técnicas y conocimientos más avanzados para resolver ese problema real.

  Una semana antes del lanzamiento oficial de mi nuevo servicio o infoproducto, voy a planificar una campaña de lanzamiento en condiciones especiales y de forma privada, en mi comunidad y a mis suscriptoras.

  Analizaré los datos de interacción con esta nueva campaña para asegurarme de que he acertado y terminar de adaptar el contenido de mi nuevo servicio o infoproducto a lo que mis lectoras reales esperan de mí.

  Cuándo termine la campaña de lanzamiento, voy a analizar el número de clicks en los boletines de ventas para calcular mi conversión.

  Y también voy a recopilar todas las dudas y preguntas relacionadas que me han llegado sobre el curso para añadirlas a la landing page de ventas y tenerla a punto para la próxima campaña.

¿Ves la diferencia? ¿Cuál de los dos objetivos crees que tiene más posibilidades de tener un resultado exitoso? El segundo, sin duda. El plan trazado es mucho más realista y medible ¿verdad? Y es que el secreto para tener éxito es tener muy claro cuál es tu objetivo final y los pequeños pasitos que vas a dar para alcanzarlo.


¿CÓMO PUEDO SER UN BLOGGER DE ÉXITO?


  Ten muy claro siempre la diferencia entre un objetivo a largo plazo y un objetivo a corto / medio plazo.

  Desglosa siempre tus grandes objetivos en minitareas que puedas realizar en periodos de 30 minutos y cuyos resultados sean medibles y cuantificables.

  Analiza siempre el resultado de cada nueva acción que lleves a cabo. Si no mides los resultados, no sabrás si tu plan puede mejorarse.

  Participa de forma activa dentro de tu comunidad, sé sincera, clara, transparente y cercana, Muestra tu lado más humano y transmite tus valores a tu Marca con Alma.

  Asume que al principio vas a tener que dedicar una cantidad ingente de horas para hacer despegar tu proyecto. Con el tiempo, el ritmo disminuye y podrás adaptarlo a tu vida personal. Si no disminuye, revisa tu sistema porque algo está fallando.

  Si tu proyecto avanza y no consigues encontrar el equilibrio entre tu vida personal y profesional, busca ayuda u orientación de mentores que estén en la etapa a la que tú quieres llegar. Si sigues durante mucho tiempo a un ritmo tan acelerado, corres el riesgo de morir de éxito.

  Conecta contigo misma, con tus valores, capacidades y habilidades. Solo sacando a la luz tu mejor versión a nivel personal y profesional, te sentirás feliz con lo que haces y no perderás la ilusión durante los picos altos de trabajo.

  Busca siempre nuevas formas creativas de escalar tu negocio. Analiza esas dudas sin respuesta, esas preguntas que has ido archivando y lanza nuevas soluciones al mercado. No puedes vivir siempre de un solo servicio o infoproducto, a no ser que dediques horas al posicionamiento web.

  Cuida a tu comunidad, no descuides a los que ya han confiado en ti. Pero tampoco dejes de buscar nuevas formas de seguir creciendo y ampliando tu público. Aquí tendrás que esforzarte para encontrar el punto intermedio que te haga sentir cómoda y no te suponga un esfuerzo brutal cada día.

  No olvides nunca de dónde vienes. Sé humilde pero sin caer en el servilismo. Sobre todo si hablamos de clientes. Tus clientes no siempre tienen la razón, encuentra una vía diplomática que os haga sentir realizados a todos sin pasar por la pésima idea de regalar tu trabajo para mantener clientes tóxicos que no hacen crecer tu proyecto.

  No pierdas nunca la pasión y la ilusión. Busca siempre nuevas formas de seguir creciendo y formándote, ampliando tu red de contactos y creciendo a nivel personal y profesional. Si tu objetivo es crear una Marca con Alma, recuerda siempre que tú eres tu marca.


Muchos de estos consejos que acabo de compartir contigo, los he aprendido a base de tropiezos. Y lo cierto es que no me arrepiento, porque en cada fracaso hay siempre una enseñanza positiva que nos hace crecer tanto a nivel personal como profesional.

Si te fijas, insisto mucho en encontrar el equilibrio entre ambas facetas de tu vida. Sí, estoy convencida de que para mantener encendida esa llama que nos hace disfrutar a diario de lo que hacemos, necesitamos encontrar nuestro camino, nuestro ritmo y trabajar para vivir, no vivir para trabajar.

Ahora mi prioridad es gestionar de forma correcta mi tiempo para trabajar solo por las mañanas. Mis tardes y fines de semana son para mi pequeño. Esa es mi meta y en lo que estoy trabajando. Como ves, para mí ser un blogger o emprendedor de éxito pasa por ser dueño de tu tiempo y poder adaptarlo a tus necesidades.



Para mí emprender no tendría sentido pasar más de 8 horas trabajando a destajo frente al ordenador y llegar a la tarde agotada, sin ganas de nada. Eso no es vida. Para eso, me hubiera quedado en la oficina con mis vacaciones pagadas y un sueldo fijo a fin de mes ¿no crees?

Y de nuevo... volvemos al principio... ¿cuál es tu prioridad a la hora de emprender? ¿qué problema querías solucionar al lanzarte a la piscina? ¿estás trabajando duro para encontrar la solución perfecta para ti? Como ves, el éxito sigue siendo subjetivo... solo tú sabes cuál es tu meta más importante y qué pasos dar para conseguirla.

Te encantará:

3 pensamientos ¡falta el tuyo! ;)

  1. Me encantó tu post Celia, muchas gracias por tu información y consejos

    ResponderEliminar
  2. Leyendo tu post me he dado cuenta del largo camino que todavía tengo que recorrer, sin embargo siento que voy en la dirección correcta, dando pequeños pasos y afianzándolos.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Carmen!

      Poco a poco, lo importante es seguir avanzando y no quedarse estancada ;)

      ¡Gracias a ti y mucho ánimo!

      Eliminar



¡Anímate a comentar! ♥Tu opinión es muy importante para mí♥



El Perro de Papel es una Marca propiedad de Celia Espada García debidamente registrada en la OEPM, Modalidad M, Número 3527002 (0). Todos los recursos creados por Celia Espada García están correctamente protegidos y vinculados a la autora y no pueden usarse sin consentimiento previo.

Safe Creative #1408270134965
Los derechos de autor y propiedad intelectual del material compartido, tanto gratuitamente como de pago, en esta web y sus redes sociales pertenecen a "El Perro de Papel", exceptuando las referencias a otros creadores, los cuales están debidamente citados en los créditos.